¿A nadie le importó que Charlie Harper (Charlie Sheen) siguiera vivo? ¿Por qué nadie habló del final de Dos hombres y medio? ¿Por qué parece que el último capítulo de Dos hombres y medio no le importase a nadie?

Dos hombres y medio: El último e ignorado episodio final
Dos hombres y medio: El último e ignorado episodio final

De acuerdo,  Dos hombres y medio había muerto hace tiempo (incluso antes de que lo hiciera Charlie Sheen) y, en efecto, la poca gracia (si es que alguna vez la tuvo) desapareció hace ya mucho. Pero, ¿de verdad puede ser tan frío y cruel el espectador americano? ¿De verdad no cree nadie que el último capítulo de Dos hombres y medio, aquel que pone el punto y final a la serie popularizada por Charlie Sheen, merecía al menos algo de relevancia mediática?

El capítulo no sólo revela que el personaje de Charlie Harper (Charlie Sheen) sigue vivo (y retenido en un pozo por su adorada Rose) sino que cuenta con innumerables bromas y guiños a la audiencia más leal de la serie. Y lo hace la mayor parte del tiempo de sí misma, incluyendo referencias (y burlas) expresas a lo ridículo de la trama post Charlie Sheen.

¿La guinda del pastel? Cuando ya creíamos que Dos hombres y medio no podía ofrecer nada distinto, la ficción del (cada vez más) odiado Chuck Lorre opta por recuperar a Charlie Sheen para mofa del actor y divertimento de muchos otros.

¿Charlie Sheen en el último episodio de Dos hombres y medio? . Aunque, eso sí, la aparición estelar de Sheen es en forma de dibujo animado y humillantes referencias a su uso y abuso de drogas, sexo y (parece ser) cabras de sexualidad poco definida. Todo ello algo que no pareció hacer demasiada gracia a Charlie Sheen, quien decidió rechazar la invitación de Chuck Lorre para reaparecer en la que una vez fuera su serie, Dos hombres y medio.

Arnold Schwarzenegger y Christian Slater en el adiós de Dos hombres y medio
Arnold Schwarzenegger y Christian Slater en el adiós de Dos hombres y medio

¿La versión del desplante contada por Chuck Lorre? Baste quedarse hasta el final de los créditos del último capítulo de Dos hombres y medio para descubrir que Charlie decidió no salir en la serie salvo que el final de la misma incluyera una emotiva escena de reconciliación con su hermano (Jon Cryer en la ficción) que diera pie a una posible secuela o spinoff de lo que Sheen proponía se llamara The Harpers.

La serie se despide riéndose de todo y todos

Todo esto, según narra Lorre en su nota de despedida, les resultó a todos tan gracioso como el final que ellos propusieron a Sheen inicialmente: Sheen aparecería en la puerta de su antigua casa, llamaría al timbre, miraría fijamente a la cámara y, dirigiéndose al espectador, comentaría los peligros que las drogas suponen en cualquier persona que no sea él. Porque, según explicaría el personaje de Sheen, él no es una persona media, sino un ninja del espacio. Sería entonces cuando un piano caería sobre Charlie Sheen, dejándolo definitivamente muerto y poniendo punto y final a la serie que tantos éxitos dio a Charlie Sheen, Dos hombres y medio.

Un adiós lleno de guiños y chistes para seguidores de la serie

Así pues, y con Sheen o sin él, la serie acabó y lo hizo contando con apariciones de Angus T. Jones, Christian Slater y el ex ‘gobernator’ de California, Arnold Swarzenegger. Esto último, sin duda lo mejor de todos y cada uno de los episodios que componen Dos hombres y medio. No, no es cierto. Si bien Dos hombres y medio decidió estancarse en la monotonía y soporífero aburrimiento de contar siempre las mismas bromas, lo cierto es que originalidad y descaro del último episodio merece ser recordada como una de las más ingeniosas y dignas maneras de poner punto y final a una serie que hacia tiempo que ya había muerto en vida.

Y ahora… a esperar a Los Harpers.

Deja un comentario