Crítica de New Girl, la nueva Friends o The big Bang Theory de Zooey Deschanel, una serie sobre el universo de los amigos y otros Friends de New York.

El elenco de New Gril, con Zooey Deschanel a la cabeza
El elenco de New Gril, con Zooey Deschanel a la cabeza

Enamorarse de ella es inevitable. Alocada, expontanea, siempre freaky, y profundamente pringada, Jesse (Zooey Deschanel) es la actual y decadente princesa de la comedia televisiva.

Y lo es aunque parezca encajada con forces en una serie que ella misma produce, protagoniza y para la que posiblemente hubiera mejores candidatas. Al más puro estilo Joey, la ficción parece diseñada con el único objetivo de servir como plataforma social y/o laboral a su estrella principal: Zooey, exótico animal de dudosas capacidades interpretativas y cuestionable carisma y encanto escénico.

[quote_box_left]¿El problema de Jesse/Zooey? La facilidad con la que el espectador pasa del amor al odio en menos de tres episodios.[/quote_box_left]

En menos de un mes las (en un principio) adorables manias pseudo lunáticas de su protagonista dejan de ser consideradas como excentricidades con encanto para pasar a ser el más letal grado de tortura jamás antes inflingido en un compañero de piso o Friend cualquiera.

¿La nueva Friends?

Lejos de la locura inofensiva (aunque algo molesta) de Phoebe, el reinado de terror impuesto por Mónica, o la habilidad de Joey para vivir del dinero de sus amigos, Jesse es el “Friend” que nadie querría tener o, en este caso, ver.

5 razones para odiar a Jesse

  1. Sketches sin demasiada o poca gracia
  2. La exposición del hombre como elemento de caracter mascotable y bobalicón
  3. La extraña e insultante definición del género femenino  
  4. La escandalosa y casi indignante mendicidad emocional en pro de la aprobación y aceptación masculina de su protagonista
  5. La previsibilidad y poca frescura de una trama ya conocida por todos

Todo esto y mucho más hace que New Girl sea ese extraño elemento que, tras el tercer capítulo, empiezas a odiar. Y lo que fue un flechazo en un primer momento pasa a convertirse en un deseo interno de cambiar de cadena y mudarse a un país lejano en el que se prohiba por ley la entrada a Zooey Deschanel. 

Deja un comentario