En Érase una vez en Hollywood Quentin Tarantino recupera su nervio y aporta todo el amor y su pasión por el celuloide en una historia brutalmente divertida e inesperada. Es puro disfrute cinéfilo y perfecta en su conjunto. La novena película de Quentin Tarantino es todo un torbellino de emociones, adictiva, trepidante, explosiva, inesperada y pletórica. Narrada con toda la pasión y el amor que Quentin siente por el Hollywood más nostálgico, Érase una vez en Hollywood devuelve al Tarantino más efervescente a la gran pantalla.

Érase una vez en Hollywood
Érase una vez en Hollywood

Después de que Django y Los odiosos 8 nos regalasen al Tarantino más experimental, Érase una vez en Hollywood recupera la fuerza y creatividad desbordante con la que el cineasta se entrega a sus películas. Y lo hace con una película vibrante y llena de vida, repleta de humor negro, con multitud de referencias al cine y, sobre todo, con un espíritu indómito y salvaje que desgarra las normas de lo convencional y enamora.

Los detalles sonoros de las películas de Quentin Tarantino

Érase una vez en Hollywood
Érase una vez en Hollywood

Cercana a Pulp Fiction, Érase una vez en Hollywood consigue sumergir al espectador en un viaje desenfrenado por el Hollywood de los 70, donde la euforia y la melancolía se entremezclan en una aventura en la que todo es posible. Planteada como un hermoso puzzle, la película obtiene toda su fuerza en los personajes, excepcionalmente llevados a escena por un elenco en el que destacan Leonardo DiCaprio (Digno del Oscar por su rol de Rick Dalton), Brad Pitt y Margot Robbie. A su lado encontramos a Luke Perry, Al Pacino, Nicholas Hammond, Damian Lewis, Bruce Dern, Dakota Fanning, Emile Hirsch o Lena Dunham, entre otros nombres eternos en el colectivo popular.

Kill Bill, la venganza de un poeta llamado Tarantino

Érase una vez en Hollywood
Érase una vez en Hollywood

Desbordante de vida y llena de ritmo, Érase una vez en Hollywood consigue sumergir al espectador en un universo lleno de magia del que cuesta salir una vez ha acabado el filme. Situados a veces en el asiento trasero de Rick Dalton y Cliff Booth, compartiendo butaca con Sharon Tate e incluso adentrándonos en el rancho de la familia Manson, los espectadores se sienten parte del espectáculo. Pasamos miedo cuando nos adentramos en la cabaña de George Spahn, bailamos con la maravillosa banda sonora que orquesta cada una de las escenas y, sobre todo, simpatizamos con Rick Dalton y Cliff Booth.

Érase una vez en Hollywood
Érase una vez en Hollywood

Ha tenido que ser Quentin Tarantino quien consiguiera lo imposible: crear un tándem aún más legendario que el formado por Paul Newman y Robert Redford. Y lo ha hecho con dos personajes sublimes y llenos de carisma. Representantes de una época pasada, Rick y Cliff viven en una auténtica montaña rusa de emociones de las que hacen partícipes al espectador.
La narración es el otro elemento de excepción en una película que resulta perfecta en su conjunto. Contada por escenas que bien pueden interpretarse como las piezas de un hermoso y colorido puzzle, Érase una vez en Hollywood se atreve a reinventar la historia mientras nos hace reír con escenas diseñadas para impactar en la retina del espectador.

Érase una vez en Hollywood
Érase una vez en Hollywood

Inesperada, brillante y explosiva, Érase una vez en Hollywood consigue recrear un universo inundado de magia e inocencia en el que las luces y las sombras del cine se reflejan a través de unos personajes que viven por y para las películas.
El detonante final lo encontramos en la maravillosa y demencialmente divertida escena final, en el que Quentin hace lo que ya hiciera en Malditos Bastardos, reinventa la historia (Y cómo lo hace!) con una magistral coreografía de golpes, disparos y llamas en la que vuelve a demostrar que nadie disfruta salpicando de sangre la pantalla como él.
Quizá más Tarantino que nunca, el cineasta se reinventa y se supera en un ejercicio de narración en el que un cuento cobra vida ante los ojos del espectador.

Crítica de Érase una vez en Hollywood

Tráiler de Érase una vez en Hollywood

¿Cómo sería una receta de cocina hecha por Quentin Tarantino?

Deja un comentario