Crítica de True Detective: Descubre quién será el nuevo True Detective y repasa las claves de la mejor serie de la televisión.

Woody Harrelson y Matthew McConaughey en "True Detective"
Woody Harrelson y Matthew McConaughey en “True Detective”

[quote_right]Desata nuestro lado más indómito e insurrecto[/quote_right]

Confirmado: Tras un vertiginoso baile de nombres y candidatos, Colin Farrel se conforma por fin como el nuevo protagonista de True Detective. ¿Está Colin a la altura de las exigencias propias de la obra? Mientras llegan más respuestas, repasamos las claves y virtudes de la posiblemente mejor serie (en emisión) de la televisión.

[quote_box_center]La obra juega a reinventar un género prostituido desde hace años: el entretenimiento televisivo. Exquisita y delicada en formas, True Detective desata nuestro lado más indómito e insurrecto. La obra juega a reinventar un género prostituido desde hace años: el entretenimiento televisivo.[/quote_box_center]

Descarada y sobriamente hebria, la genial obra crea adicción. Y más aún, enamora con su barroca y estilizada belleza abrupta. Y lo hace gracias a una hipnótica y lúcida narración de hechos en espiral.

Narrada en tiempo presente y expuesta en tiempo psado, la historia salta de adelante a atrás desacomplejada y lúcidamente, destapando, poco a poco, las pistas que nos ayuden a entender mejor el enrevesado y endiablado juego de detectives al que Woody Harrelson y Matthew McConaughey nos proponen.

[pull_quote_center]Algo más grande y sorprendente de lo que jamás podríamos imaginar… algo más grande y sorprendente de lo que jamás podríamos imaginar[/pull_quote_center]

[quote_right]Descarada y sobriamente hebria[/quote_right]

Porque, más allá del homicidio presentado en el piloto, al espectador le recorre la inquietante certeza de que algo más ha pasado, algo más ha llevado a este preciso momento a Harrelson y McConaughey a confesarse ante nosotros, algo más grande y sorprendente de lo que jamás podríamos imaginar. Pero, ¿qué? He ahí el misterio. Algo muta (o no) en el personaje de McConaughey. Pero,¿qué? El gran eje central de la serie y excéntrico detective nos pierde por las sombras de su trágica existencia con afilado ingenio y sentido del humor. Y lo hace desgarrando nuestra sonrisa más complice e insurgente, llevándonos al placer más culpable de disfrutar de la posiblemente más indecorosa obra televisiva.

Matthew McConaughey VS Woody Harrelson

Introvertido, emocionalmente derruído e inquietantemente oscuro, Matthew McConaughey encuentra su némesis existencial en la recreación que Woody Harrelson ofrece de su personaje. Pues es este último el elemento vivo de necesaria carga positiva en una trama demasiado trágica y de cargantes rasgos apocalípticos.

La clave: La demoledora y brutal carga emocional y volatil sinceridad con la que los personajes exponen a bocajarro aquello que no queremos pero deseamos saber.

Deja un comentario