Crítica y retrospectiva de Dexter. Descubre el polémico final de Dexter y las claves del éxito de una de las mejores series de asesinos

Michael C. Hall interpretó a Dexter durante 8 intensas temporadas, que acabaron con esta escena
Michael C. Hall interpretó a Dexter durante 8 intensas temporadas, que acabaron con esta escena

Dexter Morgan se despide de ese pequeño rincón del mundo llamado televisión. Y lo hace tras una inusual pausada temporada, con quizá menos emoción y tensión de la que el forense nos tenía acostumbrados, pero con altas dosis de misterio e incertidumbre.

Aunque el inicio del fin se anunció hace ya dos años, y los seguidores hemos tenido tiempo más que de sobra para asumir la sangrante pérdida, tengo que confesar que, aunque afectada, permanezco optimista ante las infinitas posibilidades que el genial desenlace ha dejado abiertas. Porque se está hablando mucho del carácter nefasto del fin.

[quote_box_center]Y lo cierto es que no alcanzo a entender dónde está el supuesto problema. Porque si bien el último episodio carecía de la vibrante agitación acostumbrada en cada cierre de temporada, éste contaba con la indescriptible emoción de ver a un Dexter por primera vez afectado y quebrado por los sentimientos que su repentina humanidad le reportan.[/quote_box_center]

¿Acaso no es esa la gran revolución de la temporada? ¿De verdad puede haber mayor efecto de choque que asistir segundo a segundo al fin de una era? ¿De verdad alguien imagina un final más épico que observar a Dexter adentrándose en la apocalíptica tormenta tropical Laura? Épico y majestuoso, Dex se entregó a la profunda oscuridad que su propio ser le reportaba, dejando desconsolada a una audiencia conocedora de la irremplazabilidad de la obra. Claro que este aparente letal acto sólo era la primera parte del final. Porque tras jugar maquiavélicamente con nuestros sentidos, el episodio reservaba una grata y electrizante sorpresa: Dexter vive, y según muestra en un portentoso y vibrante final, se encuentra a punto de estallar.

¿Cómo interpretar la última escena, pues? Como el aviso de una pronta vuelta al lado más oscuro de Morgan, quien aparece contenido, repleto de vida, enérgico, dinamitivo, y, sobre todo, altamente inestable. Así pues, y tras lo que yo considero una prueba personal del personaje para comprobar su capacidad de permanecer en la luz (y por tanto, volver con Hannah y Harry sin resultar un peligro para ellos), Dexter se presenta de nuevo ante nosotros tal y como hizo en el primer episodio de la serie: a solas con su oscuro pasajero, personaje que parece dispuesto a salir justo en el momento en el que la cámara se funde en negro. Así pues, see you, Dex.

Deja un comentario