Ya lo advertía Daenerys: «Todos los hombres deben morir…».