Está demostrado: los actores siempre se enamoran a golpe de claqueta, rodeados de gente extraña y mientras se dicen un montón de mentiras (eso sí, por exigencias del guión). Puede que sea por el largo tiempo compartido, porque las luces de los focos resultan de lo más románticas o porque un odio común hacia el director les une sin remedio.

Lo cierto es que han sido muchos los actores que han optado por declararse entre bambalinas a sus compañeros de rodaje. Y, de entre todos estos enamorados, yo quiero rendir homenaje a cuatro parejas caídas que, aunque ya no siguen juntas, destacaron por encima de todas por ser las más trágicas, explosivas y compenetradas del séptimo arte.

Infidelidades entre actores: Heath Ledger y Michelle Williams

La primera de ellas, indudablemente trágica, es la formada por Heath Heath Ledger y Michelle Williams, cuya separación provocó una profunda depresión en Ledger, quien poco después de la ruptura fue hallado muerto en su apartamento a causa de una intoxicación. La noticia, aun hoy difícil de creer, sigue siendo una de las más tristes de Hollywood.

Infidelidades entre actores: Alec Baldwin y Kim Basinger

La segunda pareja, también originada en un plató, es la compuesta por Alec Baldwin y Kim Basinger, dos de los actores más icónicos y taquilleros de los noventa. Estos, símbolos de una década y actores de éxito del pasado, fueron durante nueve años la pareja más explosiva del séptimo arte.

Infidelidades entre actores: Brad Pitt y Angelina Jolie

Otros dos que parecían hechos el uno para el otro eran Angelina y Brad, que tras enamorarse rodando ‘Señor y Señora Smith’, protagonizar la infidelidad del siglo (pobre Jennifer Aniston, lo pienso y todavía me da pena) y pasar más de una década juntos, decidieron poner fin a su romance y a lo que sin duda puede denominarse la era ‘Brangelina’.

Infidelidades entre actores: David Arquette y Courteney Cox

Y por último, dos de los protagonistas de ‘Scream’: David Arquette y Courteney Cox, o tal y como ellos pre fieren autodenominarse “los Coquette”. O al menos así se hacían llamar en el pasado, antes de que en 2012 la pareja decidiera poner fin a su matrimonio.

¿La triste conclusión? Que las “víctimas” siempre son las mismas, en este caso: Matilda (hija de Ledge y Williams), Ireland (retoño de Baldwin y Basinger) , Coco (descendiente de Cox y Arquette), y los seis hijos de Brad y Angelina, que han tenido que ver cómo sus padres ponían fin a su relación.
Y tú, ¿qué opinas?