Descocada y divertida, Apartamento 23, la ficción de la que fuera chica Breaking Bad, Krysten Ritter (eterna Jane), resulta un alocado objeto de risas infinitas.

Apartamento 23, con Krysten Ritter a la cabeza, resulta una serie de lo más entretenida
Apartamento 23, con Krysten Ritter a la cabeza, resulta una serie de lo más entretenida

De espíritu desacomplejado y desvergonzado, la serie presenta una chocante realidad tan improbable como delirante en la que actores, serie y personajes son objetos de burla. De este modo, reinventando la parodia, Apartamento 23 juega a burlarse de clásicos tan reverenciados (y plagiados) como Friends.

Central B… Perk

Sin reuniones alrededor de un capuccino, sin vecinos raros y desnudos al otro lado de la ventana (¿o sí?), sin amigas del instituto y, sobre todo, sin Chandler y Joey de divertidos compañeros de pasillo, Apartamento 23 nos presenta a Jun, una Rachel 2.0 recién llegada a New Yorky obligada a subsistir como camarera tras ver como el trabajo, el hombre y la vida de sus sueños desaparecen para dejar sitio a Chloe (Krysten Ritter).

[quote_center]Enérgica, fresca e inesperada, Chloe decide someter a su compañera de piso a un disparatado cosmos de traiciones, decepciones y mentiras.[/quote_center]

Pero, ¿quién es Chloe? Ella es, por sí sola, el insurgente elemento de impacto en una serie delirantemente viva. Enérgica, fresca e inesperada, Chloe es la mecha que enciende el disparatado cosmos de traiciones, decepciones y mentiras varias a las que ésta decide someter a su compañera de piso, June (Dreama Walker) y amigo James Van Der Beek. Quien fuera Dawson, hace no demasiado tiempo, vuelve al medio que le vio crecer. Y lo hace convertido en payaso y bufón de sí mismo: un actor irremediablemente encasillado de cuestionable talento y escasa moral con gusto por los realities y el merchandising más absurdo.

[quote_box_left]Los problemas empezaron en el momento en el que decidieron tomarse la serie en serio, usando a ésta como plataforma de mensajes de paz y amor para todos.[/quote_box_left]

Así pues, y con todo para triunfar, los espectadores sufrimos la cancelación de Apartamento 23, inconclusa en su segunda temporada por razones de audiencia. ¡Pero si era perfecta! O al menos lo fue hasta su quinto episodio, momento de declive en el que la serie deja de sorprender y la insensibilización adquirida ante el vehemente comportamiento de Chloe y resto de personajes restan gracia a los sketches. Los problemas empezaron en el momento en el que decidieron tomarse la serie en serio, usando a ésta como plataforma de mensajes de paz y amor para todos. Y así, en menos de dos temporadas, lo que llegará como estreno a España es ya una serie acabada en Estados Unidos.

Compartir
Artículo anteriorNew Girl, la serie: ¿será el nuevo Friends?
Artículo siguienteLos Simpson se unen al Ice Bucket Challenge
Mientras me tomaba un café en Central Perk decidí seguir los pasos de Superman y ser periodista (la otra opción era dedicarme a salvar el mundo, pero eso no deja mucho tiempo libre para ver películas). Un día, buscando Hogwarts, se me hizo tarde y acabé en el Jack Rabbit Slim´s. Intenté hacer un plano secuencia del lugar, en plan 'Uno de los nuestros', pero me acordé de que ya lo habían hecho. No me pasarían estas cosas si tuviera una Tardis o una máquina del tiempo. Aunque si tuviera que elegir un medio de transporte escogería el DeLorean de McFly (llamadme clásica). Salvo que quisiera conquistar el mundo, ya que en ese caso me haría con la Estrella de la muerte. Quizá así por fin podría hacerme con uno de los fresisuís de 'Los Simpson'.

Deja un comentario