Hace unos días, Bob Odenkirk y Rhea Seehorn presentaron en Madrid la nueva temporada de ‘Better Call Saul’. Y lo hicieron derrochando simpatía y carisma.

better call saul en madrid

Cortesía de Fundación Telefónica

La serie es uno de los grandes divertimentos catódicos. Divertida, ácida, crítica, ingeniosa y cuidada al extremo, la ficción es toda una genialidad e irresistible objeto de entretenimiento catódico.
Lo que cuenta: La original y politicamente incorrecta historia de cómo un abogado de gran corazón acaba convirtiéndose en un mercenario del dinero.
Por que hay que verla: Porque es una de las pequeñas joyas del elemento catódico, capaz de combinar drama y la comedia de manera brillante. Y, por si fuera poco, porque detrás de ella se encuentra el todopoderoso y gran Vince Gilligan.

La pareja más divertida

better call saul en madrid

Cortesía de Fundación Telefónica

El abogado más políticamente incorrecto de la pequeña pantalla aterrizó en la capital para conquistar a todos. Bob Odenkirk y Rhea Sheehorn, protagonistas de la célebre ‘Better Call Saul’, presentaron la tercera temporada de la ficción. Y lo hicieron entre risas, simpatía y anécdotas sobre el Camino de Santiago.

[pull_quote_center]Pero, ¿de qué va la serie? Divertida, dramática, irreverente y con una apasionante historia de amor de trasfondo, ‘Better Call Saul’ narra la historia de un abogado obligado a ponerse al otro lado de la Ley.[/pull_quote_center]

En el Camino de Santiago

Con una sonrisa y transmitiendo todo el carisma y simpatía de su personaje en ‘Better Call Saul’, Bob Odenkirk consiguió hacer lo que tan bien hace su personaje: cautivar a cualquiera que le escuche.

Cortesía de Fundación Telefónica
Cortesía de Fundación Telefónica

Entregado a la causa, Odenkirk se mostró entusiasmado con la acogida de la serie en España, un país en el que llevaba varias semanas. “He estado haciendo el Camino de Santiago con mi esposa y he visitado muchos lugares… Me encanta el país”, confiesa con una sonrisa y disculpándose por no haber aprendido español.

Un tipo dulce

Uno de los temas recurrentes de la nueva temporada es la evolución del personaje de Odenkirk, que pasa de ser un abogado de gran corazón a un “mercenario” del dinero. “Antes del cambio mi personaje, Jimmy, es una persona muy dulce y entrañable… Pero la sociedad le obliga a aislarse y acaba siendo un mercenario llamado Saul Goodman, que sólo busca ganar dinero para sí mismo”, afirmó rotundo.

Un tipo políticamente incorrecto

Odenkirk quiso aclarar que la diferencia entre Jimmy y Saul es que “a Saul no le importa dañar a las personas… Cada vez que tiene un plan para timar, él ve a las víctimas como daños colaterales, una forma de dañar a su hermana”, sentenció con dureza.

Cortesía de Fundación Telefónica
Cortesía de Fundación Telefónica

Una historia de amor complicada

Otro de los grandes atractivos de la serie es el romance entre Kim y Jimmy ‘Saul’, una historia de amor entre dos abogados obligados a luchar por su futuro juntos. “Tiene sentido que no acaben juntos, porque él ha sido malo y ha alejado a todos de su vida. Su mundo es club de stripers y golf, nada más. Pero sería trágico si desapareciera su historia de amor”, afirmó Bob.

¿Por qué ayuda a su hermano?

La otra clave en la historia de Saul Goodman es su relación con su hermano, a quien ayuda a pesar del desprecio de éste. Y lo hace “por amor. Independientemente de lo enfadado que esté con su hermano no se rinde con él y espera que le aprecie, porque es su hermano mayor y está seguro de que puede conseguir su amor. Jimmy es una persona optimisma”, aclaró.

Condiciones adversas

Una de las cosas más duras del rodaje fueron las condiciones climáticas. Y es que, a pesar de estar rodada en el desierto, no siempre hacía calor. “Cuando me ves en un exterior en la serie, fingiendo estar normal, realmente me estoy congelando y luchando contra tormentas de arena”, reconocía Rhea.

Cortesía de Fundación Telefónica
Cortesía de Fundación Telefónica

Más duro fue para Odenkirk: “El problema de mi personaje es que haga frío o calor siempre lleva traje y corbata, por lo que es normal que me muera de frío a menudo en la serie”.

La escena más asquerosa

Otro de los problemas con los que los actores se han enfrentado en la serie fue el catarro. “Bob tenía que estar tumbado y yo colocarme sobre él… Los dos estábamos muy
enfermos y mientras luchábamos por no toser o estornudar sentía como de mi
nariz goteaba mucosidad sobre la cara de Bob”, confesó con humor la actriz.

Éxito por sorpresa

Una de las primeras cosas que Odenkirk confesó es que se sorprende de que nadie odie su serie. “Esperábamos que nos odiasen, pero nos aman. ‘Better Call Saul’ es el spin off de ‘Breakin Bad’ y pensábamos que la gente sentía tanta pasión poor ‘Beaking Bad’ que pensarían que nuestra serie es barata y cutre, incluso antes de verla”, reconoció con asombroso.

Cortesía de Fundación Telefónica
Cortesía de Fundación Telefónica

Una serie llena de conexiones

Una de las preguntas recurrentes fue qué opinaba Odenkirk de los abogados. “Aunque no me gustaría ser abogado, los necesitamos porque somos unos monos incapaces de relacionarnos entre nosotros sin estos intermediarios“, broméo el actor. Además, Bob lo tiene claro, “si tuviera que contratar a un abogado llamaría a Saul Goodman”.

Odenkirk reconoció que el personaje de ‘Breaking Bad’ que querría ver en la serie sería Jesse Pinkman. “Creo que Jesse y Saul ya se conocían en ‘Breaking Bad’. Además, hay muchas conexiones entre ambas ficciones y es interesante como la gente intenta buscar los mensajes o conexiones entre ellas”, declaró fascinado. Y es que son muchos los atractivos y los divertimentos que la serie ofrece al espectador, ofreciéndole uno de los mayores placeres ante la pequeña pantalla de la actualidad.

Compartir
Artículo anteriorBreaking Bad: se busca a Walter White por asesinato
Artículo siguiente‘Por 13 razones’ y otras series de la que todo el mundo habla
Mientras me tomaba un café en Central Perk decidí seguir los pasos de Superman y ser periodista (la otra opción era dedicarme a salvar el mundo, pero eso no deja mucho tiempo libre para ver películas). Un día, buscando Hogwarts, se me hizo tarde y acabé en el Jack Rabbit Slim´s. Intenté hacer un plano secuencia del lugar, en plan 'Uno de los nuestros', pero me acordé de que ya lo habían hecho. No me pasarían estas cosas si tuviera una Tardis o una máquina del tiempo. Aunque si tuviera que elegir un medio de transporte escogería el DeLorean de McFly (llamadme clásica). Salvo que quisiera conquistar el mundo, ya que en ese caso me haría con la Estrella de la muerte. Quizá así por fin podría hacerme con uno de los fresisuís de 'Los Simpson'.

Deja un comentario