Crítica de Sexo en Nueva York 2 , la mayor invitación a adéntrense en el fantástico mundo de Barbie y sus mil y un complementos. Sexo en Nueva York 2 y Sarah Jessica Parker lo garantizan: Mil y una aventuras o más bien poses de la rubia muñeca y sus fieles amigas.

Las protagonistas de Sexo en Nueva York se van de viaje en la película
Las protagonistas de Sexo en Nueva York se van de viaje en la película

Mujeres del mundo que alguna vez hayan anhelado tener una barbie, niñas frustradas que recibieron libros en vez de muñecas con tacones, no lo duden, esta es su gran oportunidad de recuperar esa infancia perdida. Podrán poseer durante dos horas y media la americana y rubia muñeca por excelencia.

[quote_box_left]Los hombres, como siempre relevados  un segundo plano y la mujeres, embajadoras del encefalograma plano[/quote_box_left]

Aquellas que crean que las tramas de la Barbie se le antojan infantiles que no se preocupen, Samantha al rescate! Chistes guarrones a su cargo y mucha escena idílica componen una mal llamada película.

Con la adquisición de la entrada no solo podrás ver a tu muñeca favorita con divinisimos trajes y taconazos sino que podrás jugar con ella en diferentes escenarios. La verás montar en camello, pasear bajo un paraguas y sobretodo, estar siempre divina de la muerte.

[quote_right]Chistes guarrones y mucha escena idílica componen una mal llamada película[/quote_right]

Para aquellas mujeres amargadas y marimachonas que se nieguen a ver tan espeluznante alegre película dejo lo más divertido, la oportunidad de ridiculizar a estas cuatro amigas que si alguna vez fueron divinas ahora son menopausicapatéticas, por sus ridículos e insultantes intentos de simular que todavía son jóvenes.

[pull_quote_center]Qué demonios, por todos los Dolce y Gabannas, por todos los Manolos del mundo, véanla y regálense unas alegres postales visuales[/pull_quote_center]

Sarah Jessica Parker a estas alturas debería saber que ha estado más cerca de protagonizar mummy  and the city  que Sex and the city. No piensen mal, ¿acaso no estaba en el desierto?

Cenicienta y su babucha

¿Quieren verla? Adelante. No debe sentirse mal por añorar las andanzas de tan entrañables personajes, aunque quizá sea mucho más ético no verlas tan hundidas en la pateticidad y simplemente recordarlas como las chicas de aquellos viejos tiempos que tanto gusto y clase tenían.

[quote_box_left]Qué demonios, por todos los Dolce y Gabannas, por todos los Manolos del mundo, véanla y regálense unas alegres postales visuales, porque nunca se es grande para jugar a las Barbies.[/quote_box_left]

Los hombres, como siempre relevados  un segundo plano y las mujeres, embajadoras del encefalograma plano. Si bien es justo destacar que en la serie los personajes eran mucho más reales y es esta película la que los convierte en cuatro cincuentonas jugando a ser Barbie y sus amigas.

No menciono el guión porque para ello debiera existir, no menciono la historia porque no se acordaron de incluirla, no menciono las actuaciones porque menopáusicas es lo más elegante que se me ocurre a estas alturas.

Son los escenarios tan ideales, los vestidos tan elegantes, los zapatos tan altos ylos chascarrillos guarrones lo único que he encontrado en tremendo metraje de dos horas y mediay sinceramente, para escenarios paradisiacos ya tengo los catálogos de halcón viajes, en cuanto a los vestidos…bueno, prefiero ponérmelos yo que admirarlo en otras.

Compartir
Artículo anterior¡Qué bello es vivir… con cine! Recordando el clásico navideño
Artículo siguienteHarry Potter: recuerdo de una saga que marcó historia
Mientras me tomaba un café en Central Perk decidí seguir los pasos de Superman y ser periodista (la otra opción era dedicarme a salvar el mundo, pero eso no deja mucho tiempo libre para ver películas). Un día, buscando Hogwarts, se me hizo tarde y acabé en el Jack Rabbit Slim´s. Intenté hacer un plano secuencia del lugar, en plan 'Uno de los nuestros', pero me acordé de que ya lo habían hecho. No me pasarían estas cosas si tuviera una Tardis o una máquina del tiempo. Aunque si tuviera que elegir un medio de transporte escogería el DeLorean de McFly (llamadme clásica). Salvo que quisiera conquistar el mundo, ya que en ese caso me haría con la Estrella de la muerte. Quizá así por fin podría hacerme con uno de los fresisuís de 'Los Simpson'.

Deja un comentario