Crítica de La tentación vive arriba: La Marilyn Monroe más divertida.

Marilyn Monroe en La tentación vive arriba, una de las películas más recordadas de la diva
Marilyn Monroe en La tentación vive arriba, una de las películas más recordadas de la diva

[quote_right]Una de las obras más divertidas de Monroe[/quote_right]

Lo recuerdo como uno de los veranos más calurosos de todos los tiempos; el calor no podía ser más sofocante, y para colmo el aire acondicionado era un bien no accesible para dulces e inocentes chicas como Marilyn Monroe. Por supuesto estoy hablando de La tentación vive arriba, clásico destacado de la semana que, en estos días de calor, merece ser recordado mientras brindas con… ¿por qué no? champán, patatas fritasy, evidentemente, aire acondicionado.

 El gran éxito de la cinta corresponde a la asombrosa habilidad del director para, prácticamente en un único escenario, desarrollar la más fascinante historia de realidad y ficción en la que el hombre es, de un modo u otro, ridiculizado al extremo.

El clásico de los años cincuenta no sólo es una de las obras más originales y divertidas de Marilyn Monroe, sino que esuna de las pocas que muestra la capacidad de la diosa del celuloide a la hora de dar vida a papeles que en otras actrices lucirían banales y vacíos de sentimiento.

[quote_box_left]La trama, además, es más que apropiada para este calurosa época estival, ya que se centra en los particulares hábitos vacacionales de los habitantes de Nueva York, y por supuesto, en la tentación que supondría a cualquiera tener a Marilyn Monroe de vecina.[/quote_box_left]

El gran éxito de la cinta corresponde a la asombrosa habilidad del director para, prácticamente en un único escenario, desarrollar la más fascinante historia de realidad y ficciónen la que el hombre es, de un modo u otro, ridiculizado al extremo.

¿La escena para el recuerdo? La única capaz de perdurar durante años en el recuerdo de todos, aquella que inmortalizó un vestido blanco y creó un mito, una imagen que no puede ser descrita, sólo mostrada. Por todo ello, con tan inmortal fotograma te dejo. Después de esto, ¿quién no entendería que sea el vestido por el que más se ha pagado en una subasta?

Compartir
Artículo anteriorTop Ten de los superhéroes de la televisión
Artículo siguienteUn tranvía llamado deseo o el deseo como excusa
Mientras me tomaba un café en Central Perk decidí seguir los pasos de Superman y ser periodista (la otra opción era dedicarme a salvar el mundo, pero eso no deja mucho tiempo libre para ver películas). Un día, buscando Hogwarts, se me hizo tarde y acabé en el Jack Rabbit Slim´s. Intenté hacer un plano secuencia del lugar, en plan 'Uno de los nuestros', pero me acordé de que ya lo habían hecho. No me pasarían estas cosas si tuviera una Tardis o una máquina del tiempo. Aunque si tuviera que elegir un medio de transporte escogería el DeLorean de McFly (llamadme clásica). Salvo que quisiera conquistar el mundo, ya que en ese caso me haría con la Estrella de la muerte. Quizá así por fin podría hacerme con uno de los fresisuís de 'Los Simpson'.

Deja un comentario