La locura del sinsentido predomina a la hora de adaptar fábulas y leyendas: Into the Woods, con Meryl Streep en el reparto, se lleva la palma

Into the Woods, con Meryl Streep en un peculiar cuento Disney
Into the Woods, con Meryl Streep en un peculiar cuento Disney
Cartel promocional de Into the Woods (@image.net)
Cartel promocional de Into the Woods (@image.net)

Tras desencantos varios como Mirror Mirror, Blancanieves y la leyenda del cazador o Jack, el cazagigantes, las esperanzas de encontrar un cuento clásico en pantalla grande que sea lo suficientemente digno como para ser visionado sin sentirse un niño de seis años decrecen por momentos.

La locura del sinsentido predomina a la hora de adaptar fábulas y leyendas. Frases como la historia nunca antes contada, la versión oscura del clásico, una fábula para adultos acompañan a las adaptaciones de cuentos infantiles estrenadas en cartel. Pero, ¿es eso lo que nos encontramos? La falsa promesa de crear un cuento sólo apto para adultos es siempre tan atractiva como falsa.

¿Por qué sospecho que cuando un cinta nada tiene que ofrecer salvo seis estrellas de primer orden, es en esas seis estrellas en las que basa su promoción?

Porque se venden más entradas cuando es toda la familia la que va al cine

El desengaño viene después, cuando sentados en nuestras butacas nos encontramos con la misma historia de siempre, los mismos personajes de siempre y el mismo final de siempre.

Y es entonces cuando juramos que no volveremos a picar en una trampa igual, que la próxima vez que queramos revivir un cuento Disney recurriremos al clásico animado (siempre mejor) y no a la versión millonaria pero desencantada de estrellas de renombre y trama infantil.

Disney, tras cintas como Maléfica, se dispone a reinventar (y sobre todo a re-explotar) las viejas historias que ya nos han contado una y otra vez.

Y así, durante meses vivimos felices y comiendo perdices hasta que, de repente, nos encontramos con un nuevo cuento llamado Into the Woods en el que, para gusto de cinéfilos en general, se narra una fábula de hadas y brujas, oscura, tenebrosa, ingeniosa y llena de encanto. Una fábula que, para mayor hechizo y encanto, cuenta con la portentosa Meryl Streep ejerciendo de bruja.

¿Estamos ante un nuevo cuento chino para infantes o ante el prometido cuento de brujas para adultos?

Y junto a ella, toda la magia Disney que, tras cintas como Maléfica, se dispone a reinventar (y sobre todo a re-explotar) las viejas historias que ya nos han contado una y otra vez.

La cuestión es, ¿estamos ante un nuevo cuento chino para infantes o ante el prometido cuento de brujas que tanto tiempo se nos lleva prometiendo a nosotros, los cinéfilos más exigentes?

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario