Harry Potter en Madrid con Rupert Grint, James Phelps y Oliver Phelps en la premiere de Harry Potter y las reliquias de la muerte, parte 2 y crítica de Harry Potter y las reliquias de la muerte, parte 2.  ¡MAGIA! Eso es lo que trasmite Harry Potter, y eso es lo que se respiró en Madrid hace tan solo unos años con motivo del estreno de la última aventura del joven mago de gafas y varita.

Harry Potter contra Lord Voldemort en un encuentro legendario
Harry Potter contra Lord Voldemort en un encuentro legendario

La más grande y fantástica saga de todos los tiempos cerró el último de sus capítulos en Madrid. Yo estuve ahí, y por arte de magia les hice unas breves pero interesantes preguntas a los hermanos Weasley más famosos (con permiso de la Sra. Potter), es decir: Rupert Grint, James y Oliver Phelps.

[quote_center]Y por las barbas de Merlín, que no me avergüenzo al decir que no me canso de ver una y otra vez la octava maravilla Potteriana[/quote_center]

He visto tantas veces Harry Potter y las reliquias de la muerte, parte 2 que quería esperar a verla por última vez en pantalla grande antes de escribir un artículo, pero es que aún a día de hoy me es imposible relatar lo sorprendentemente emotiva, mágica y llena de momentos de esos que ponen la piel de gallina que me resulta la genial obra.

¿Qué sería de Harry sin Voldemort? Y viceversa...
¿Qué sería de Harry sin Voldemort? Y viceversa…

[pull_quote_center]Una historia épica muy por encima de portadores de anillos u otros objetos que no aportan grandes cambios a lo largo de sus entregas[/pull_quote_center]

He leído todos los libros, visto todas las películas y vivido con emoción todos y cada unos de los capítulos que conforman lo que para mí es una historia épica muy por encima de portadores de anillos u otros objetos que no aportan grandes cambios a lo largo de sus entregas, y al final sólo merece la pena verlas por asistir gustosos al placer inconmensurable de ver al gran Christopher Lee haciendo de mago malísimo, por citar un ejemplo.

Harry Potter fue una de las sagas más taquilleras de la historia
Harry Potter fue una de las sagas más taquilleras de la historia

Pero volviendo al maravilloso universo Potter, he de decir que no sólo es la mejor saga hasta la fecha, sino que no va a salir otra que pueda igualarla en muchos años. De hecho, ya presagio que ninguna versión futura que pueda llegar a existir sobre Harry Potter hechizará como lo ha hecho ésta, conquistando el corazoncito de grandes y pequeños.

Porque se me eriza la piel, porque en la batalla final no sé si quiero que gane Harry o Voldemort, porque es tan sumamente emotiva que es imposible no sucumbir al atroz espectáculo de ver Hogwarts derruido...

¡Y por las barbas de Merlín, que no me avergüenzo al decir que no me canso de ver una y otra vez la octava maravilla Potterianaporque cada vez descubro un nuevo detalle, porque me emociono como una tonta, porque se me eriza la piel, porque en la batalla final no sé si quiero que gane Harry o Voldemort, porque es tan sumamente emotiva que es imposible no sucumbir al atroz espectáculo de ver Hogwarts derruido, a miembros de la familia Weasley fallecer, y al propio Harry enfrentarse a su sino!

[quote_box_right]No es la más espectacular, pero es que Harry Potter no necesita recurrir a tan vulgares y simplones trucos para conquistar a quien la ve[/quote_box_right]

La cinta tiene unas minúsculas pegas tales como que se repita hasta la saciedad que Harry debe morir, que se insinúe que Snape es… (no me veo capaz de acabar la frase, los que hayan visto la cinta sabrán completar la frase, si se atreven), que se incluya momento formalización de relación entre Ron y Hermione (¿acaso no quedaba claro desde hace ya unas cuantas películas?) y, lo que más detesto en una película, que se ofrezcan escenas explicativas de la trama.

Los efectos especiales estuvieron muy presentes en todas las entregas de Harry Potter
Los efectos especiales estuvieron muy presentes en todas las entregas de Harry Potter

[pull_quote_center]Es imposible sentir algo viendo la cinta si no se han visto las anteriores, si no se han sentido como propias las dichas y desdichas de los protagonistas de la historia[/pull_quote_center]

Pero a pesar de todo elloes la mejor de todas, aunque curiosamente no lo sería sin el resto (pese a fracasos como La Orden del Fénix, en la que el director quiso explicar demasiado y acabó por no explicar nada, y El prisionero de Azcabán, esta última la peor (con momento deja vu incluido), porque es imposible sentir algo viendo la cinta si no se han visto las anteriores, si no se han sentido como propias las dichas y desdichas de los protagonistas de la historia.

[quote_box_left]El cine se hizo para soñar, y señoras y señores, soy una soñadora, ¿qué le voy a hacer si cuando me siento en la butaca caigo presa de la magia del celuloide? [/quote_box_left]

Rupert Grint tenía razón en una cosa: no es la más espectacular, y tampoco ofrece grandes trucos digitales, pero es que esta octava parte no necesita recurrir a tan vulgares y simplones trucos para conquistar a quien la ve, porque el último capítulo de la mágica saga apela al corazón.

Y pensarán que estoy loca, que es una tontería involucrarse tanto en una historia, que es ridículo. Pero es que el cine se hizo para soñar, y señoras y señores, soy una soñadora, ¿qué le voy a hacer sicuando me siento en la butaca caigo presa de la magia del celuloide

Compartir
Artículo anteriorSexo en Nueva York 2, la epopeya de Barbie
Artículo siguienteHarry Potter: Entrevista con los hermanos Weasley
Mientras me tomaba un café en Central Perk decidí seguir los pasos de Superman y ser periodista (la otra opción era dedicarme a salvar el mundo, pero eso no deja mucho tiempo libre para ver películas). Un día, buscando Hogwarts, se me hizo tarde y acabé en el Jack Rabbit Slim´s. Intenté hacer un plano secuencia del lugar, en plan 'Uno de los nuestros', pero me acordé de que ya lo habían hecho. No me pasarían estas cosas si tuviera una Tardis o una máquina del tiempo. Aunque si tuviera que elegir un medio de transporte escogería el DeLorean de McFly (llamadme clásica). Salvo que quisiera conquistar el mundo, ya que en ese caso me haría con la Estrella de la muerte. Quizá así por fin podría hacerme con uno de los fresisuís de 'Los Simpson'.

Deja un comentario